11 consejos bíblicos para comenzar una misión

Leyendo el texto de Lucas 10:1-16 (pulsa para ir al enlace) he encontrado 11 consejos bíblicos para comenzar una misión, espero que sean útiles.


1- Es mejor ir al menos de dos en dos


"Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir."


Dios conoce al ser humano que Él ha creado y sabe nuestras necesidades. Siempre dos personas se pueden animar , consolar y disfrutar también de buenas noticias viendo el progreso del evangelio.


El Señor sabe que las cosas hechas entre al menos dos personas tienen mucho más sentido, un mensaje tiene más fuerza cuando lo transmite una persona y tiene el apoyo de otra. Da un sentido de pertenencia a una comunidad, no nos sentimos solos. Nos comprendemos mejor y al pasar por decepciones podemos crecer juntos en madurez. Seguro que conocerás el pasaje de Eclesiastés 4-9-12


Si estás preparando un proyecto de evangelización debes quitarte la idea individualista de ir por tu cuenta sin contar con nadie porque no es bíblica. Y si tienes interés en evangelizar trata de implicar al máximo a todos los que te rodean.



2- Da prioridad a la oración


"Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies."


Jesús enviaba a sus discípulos pero quería que ellos rogasen a Dios por más personas.

Ellos saldrían a predicar pero oraban confiando en que Dios traería a más personas porque eran necesarias muchas más personas que para comunicar el evangelio.

Jesús quería que ellos entendieran que además de ellos, debían rogar a Dios por más personas porque era necesario.

Hay mucha gente que necesita conocerle pero pocas personas que quieran comprometerse.

Debemos pedirle a Dios que nos haga entender la importancia de que las personas necesitan a Jesús y que necesitamos ser muchos más para alcanzar al mundo. Rogad al Señor que envíe obreros!



3- Sé realista , los problemas llegarán

"Id; he aquí yo os envío como corderos en medio de lobos."

Jesús sabía lo que había, las dificultades que sus discípulos iban a encontrarse y que cualquiera de nosotros podemos encontrar al predicar el evangelio.


Quería que sus discípulos comprendieran que lograrían ver la misericordia de Dios, a personas que serían transformadas por Dios pero desgraciadamente también habría problemas y que podrían pasarlo realmente mal.


Les avisaba para que entendieran dónde se iban a meter, iban a estar en peligro entre lobos.



4- Confía únicamente en Dios


"No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado;"


El Señor quería plena dependencia de sus discípulos, no quería que llevasen nada en lo que confiar si pasaban por problemas. Quería que confiasen en Dios. Jesús no quería que fuesen como cuando alguien va a un largo viaje, cargado de cosas por si las necesita.

Eran personas escogidas que debían entender que Dios iba a cuidar de ellos.

Tal vez en la actualidad tenemos mil cosas preparadas pero no damos lugar a la presencia de Dios en las misiones que terminamos haciendo nuestras.


5- El evangelio es urgente, no pierdas el tiempo


"...y a nadie saludéis por el camino."

No es que no debas saludar a nadie por la calle pero Jesús conocía su cultura y los saludos podrían durar demasiado tiempo.

Él sabía que su tiempo en la tierra estaba limitado y quería hacer entender a sus discípulos que había urgencia, debían anunciar el reino de Dios y no podían desviarse de un objetivo tan importante, no podían entretenerse.


6- Comunica el evangelio de paz

"En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa."


Debemos comenzar hablando de paz a las personas que nunca han oído el evangelio porque les llama la atención entre tanto ambiente de discusión en el que vivimos. Entiendo que los cristianos hemos recibido la paz de Dios a través del arrepentimiento de nuestros pecados y la fe en el Hijo de Dios que murió por nosotros. Entonces podemos ser buenos comunicadores de paz si ya la hemos obtenido.

Hay que comenzar por las buenas con todas las personas que nos rodean, para predicarles el evangelio y para cualquier cosa.

Jesús conoce el corazón humano y qué respuestas tenemos ante lo que otras personas nos dicen.



7- Espera en Dios ante la respuesta de las personas

"Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros."

Si comenzamos con paz y Dios quiere entregarla, nosotros transmitiremos esa paz y será recibida porque Dios quiere que todos terminen por venir al arrepentimiento. Dios quiere la paz y sus hijos debemos transmitirla.

Pero si las personas no escuchan a las palabras de paz esta paz volverá a nosotros para ser entregada en otro lugar. Esa paz que da el evangelio será entregada a otras personas que Dios tendrá preparadas para recibirla.


8- El obrero es digno de su salario


"comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario."

El Señor quería que en la casa que fuesen recibidos se alimentasen de lo que les dieran ,porque ellos merecían ayuda por lo que hacían. Es verdad que dice lo que os den, no siendo caprichosos y sofisticados excesivamente.

Actualmente hay muchas organizaciones que envían misioneros alrededor del mundo con cierta seguridad respecto al alimento y la vivienda pero en aquellos tiempos dependían de lo que les dieran.


9- Predica pero sé parte activa en la sociedad

"y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios."

Las personas que nos rodean quieren ver nuestras acciones que confirman nuestras palabras. La teoría está muy bien para ser transmitida pero debe de ser reflejada en nuestras vidas.

Aprendamos a compaginar la ayuda a las personas con la comunicación del evangelio, no descartemos ni uno ni lo otro porque no seríamos completamente bíblicos.

Aquellas personas que reciben nuestras palabras quieren ver a personas preocupadas por los demás como se preocupaba el Jesús que predicamos y quieren ver algo de Jesús en nosotros.


10- Tienen su responsabilidad


"Aun el polvo de vuestra ciudad, que se ha pegado a nuestros pies, lo sacudimos contra vosotros. Pero esto sabed, que el reino de Dios se ha acercado a vosotros."


Nos sentimos muy mal cuando no obtenemos respuesta al predicar a personas que están escuchándonos, muy mal cuando son nuestros propios familiares o amigos.

Muchas veces queremos creer que muchos creen y esperamos que Dios tenga misericordia de ellos porque los amamos pero debemos tener claro que en el fondo tienen su responsabilidad.

No creo que haya que dejar de predicar el evangelio a nadie pero estoy seguro de que Dios es fiel y si mis palabras y mi testimonio no alcanzan a quien me gustaría, tal vez lo hagan las palabras y el testimonio de otra persona cuando Dios considere el momento adecuado.

Aun así tienen su responsabilidad ante Dios porque ya han escuchado el evangelio.


11- Somos enviados de Dios



"El que a vosotros oye, a mí me oye; y el que a vosotros desecha, a mí me desecha; y el que me desecha a mí, desecha al que me envió."

El Señor Jesús quiere que nos sintamos parte de Él , que las palabras que comunicamos son suyas y que el que a nosotros oye sus palabras , oye a Dios de una manera real.

Estamos hablando de la Palabra de Dios sin alteraciones de ningún tipo que puedan contradecir el mensaje original. La Biblia tiene unas normas de interpretación.

Somos enviados de Dios aunque suene fuerte decirlo. Jesús les había mostrado a sus discípulos quién era en realidad a través de palabras y milagros. A nosotros también nos lo ha demostrado directamente en nuestras propias vidas.

Somos parte de Dios porque somos sus hijos y si transmitimos sus palabras y las personas le prestan atención podemos decir que están escuchando a Dios.

Si nos desechan a nosotros, desechan a Jesús.

Si hablan mal de nosotros que sea al menos por nuestra buena manera de vivir como leemos en 1 Pedro 4:14-16.

"Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado. Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno; pero si alguno padece como cristiano, no se averg:uence, sino glorifique a Dios por ello."

Si desechaban a Jesús desechaban al Dios Creador.

Aquí Jesús les estaba diciendo que el que no les creía a ellos y les desechaba estaban actuando no contra ellos como humanos, ni aún contra Jesús sino contra el mismo Dios que decían muchos que creían.

Hasta aquí estos 11 consejos bíblicos que espero te hayan podido ayudar a entender el pasaje de Lucas 10:1-16

Puedes dar tu opinión siguiendo un límites que marquen el respeto y la educación.


Pulsa aquí para suscribirte a nuestro blog y podrás ser el primero en leer más artículos como este.


2 Pincha aquí para comentar:

  1. Dios Bendiga su ministerio,primeramente....Mi deceo es trabajar en la obra del Senor.El cual busco el consejo en ministerios,que estan activos...Cualquier consejo o sugerencia es bienvenido.Dios los Bendiga ricamente...."La verdad que lleva a la vida Eterna"...www.sonki47@gmail.com

    ResponderEliminar